miércoles, 23 de mayo de 2018

Chucrut fermentado naturalmente



¿Han probado el chucrut fermentado de manera natural? ¿Siquiera han oído hablar de él? Yo lo descubrí hace algún tiempo por redes sociales. Me llamó mucho la atención ya que siempre me gustó el clásico, avinagrado (que acá en Chile le añadimos a los completos 😜) pero esta vez había un valor agregado y era el color, debido a que algunos son hechos con repollo morado. Y lo más importante, su aporte a la salud intestinal, ya que al ser fermentado,  aporta diferentes bacterias, aumentando la diversidad bacteriana de nuestro microbioma humano.


Fue así como me armé de ganas y preparé mi propio chucrut en casa, guiándome por el post de Espacio Culinario,  si no resultaba, lo intentaría nuevamente, porque quería probar su sabor. Para fortuna mía, quedó bueno a la primera y cuando se terminó, hice nuevamente y aquí está la receta con fotos de mi segunda vez!

Ingredientes:

-1 repollo morado o blanco pequeño
-sal rosada, o sal de mar, a gusto
-2 frascos de vidrio (uno más pequeño que quepa dentro del más grande)

Preparación:

Reservar 2 a 3 hojas del repollo y el resto, cortar con un cuchillo o mandolina, de manera bien fina. Lavar bien con agua fria y dejar escurrir. 
Poner en una fuente de vidrio y añadir la sal (como si fueras a aliñar una ensalada) y con las manos, masajear hasta que comience a botar líquido y el volumen del repollo baje un poco. Puedes corroborar la sal, de acuerdo a tu gusto.



Llevar el repollo con el líquido, a un frasco, que no llene su capacidad total y hacer presión con ayuda de una cuchara de madera o el puño de la mano, hasta que el líquido suba y el sólido (repollo) quede abajo bien prensado. Colocar las hojas reservadas sobre el repollo y volver a empujar.  Debe quedar cubierto por aproximadamente 3 cms. de líquido.






Poner el frasco más pequeño, con agua, sobre las hojas de repollo, para hacer presión y mantener así, llevándolo a un lugar fresco, seco y sin luz, por 3 a 5 días. La primera vez lo revisé todos los días para probar el sabor, pero la segunda vez lo dejé por 5 días casi como cosa olvidada y estaba perfecto!



Está listo cuando tiene un sabor agradable, según la cantidad de sal que se haya agregado y el repollo toma una textura y sabor como si estuviese cocido, cambia el color y queda un poco crujiente y no baboso. De lo contrario, quedó malo y habría que repetir el proceso.




Una vez fermentado, se debe tapar y mantener refrigerado con el líquido o salmuera utilizado en el proceso. Dura muchísimo. 
¿Cómo comerlo? A mí me gusta mezclarlo con ensalada de quinoa y más vegetales frescos o bien añadirlo sobre la palta, como acompañamiento del pan integral. Simplemente queda a la creatividad y gusto de cada comensal. 




¿Se animan a prepararlo? Requiere de un poco de paciencia, pero el resultado sin duda que lo vale!

Nos encontramos pronto, besos!!

By Cleme 🌻 




5 comentarios:

  1. Very healthy and tasty! Love the beautiful colour too.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los fermentados de coles :-))))
    La lombarda queda con un color precioso!!!
    Un saludito

    ResponderEliminar
  3. Hola, chicas:

    Cómo me gusta este chucrut que habéis preparado. ¡Delicioso!

    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. Hola Cleme. Nunca se me hubiera ocurrido prepararlo naturalmente. Tiene que estar delicioso. Gracias por compartir.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!, aunque el chucrut es algo que me llama bastante la atención nunca lo he probado y esta receta que nos ofrecéis me parece muy interesante ya que todo lo que sea elaboración casera siempre es mucho mejor.

    ResponderEliminar