Quinoa con huesillo




Hola! Espero que estén muy bien!

Las celebraciones de fiestas patrias en Chile son extensas así que aún tenemos chance de preparar esas recetas típicas sin quedarnos fuera del festejo, porque claro está que podemos disfrutar de ellas durante todo el año.

Hoy les traigo esta receta que es la variación del clásico mote con huesillo -bebida dulce que suele consumirse bien helada, como postre- ya que cambiamos el mote por quinoa. ¿Por qué? no porque no me guste el mote, al contrario, me encanta! Todo comenzó la primera vez que probé la quinoa, que preparé para un almuerzo, en reemplazo del arroz, y al comerla dije: "se parece al mote, pero en versión pequeña" y desde entonces pensé en intentar hacer esta versión.  La verdad, me demoré bastante en decidirme, pero hace unos días, cuando fui al supermercado, a última hora, buscando ingredientes para hacer mote, resulta que estaba agotado (porque todos compraron a tiempo y yo no) así que pensé: "bueno, tendrá que ser con quinoa". 

Cuando llegué a casa, busqué en google rápidamente si habían más recetas con esta opción y encontré que hace varios años el famoso chef chileno Carlo Von Mühlenbrock ya la había preparado, así  que me animé más y debo decir que me gustó mucho el resultado. No diré que es mejor que el mote, porque ambas alternativas tienen lo suyo. 
Sin duda es una buena opción para que quienes sufren de intolerancia al trigo no se queden sin disfrutar de este rico postre en fiestas patrias. Además sabemos que la quinoa es una rica fuente de proteínas, así que ¿qué mejor? 

Ingredientes:
-500 grs. de huesillos (duraznos deshidratados)
-250 grs. de panela o endulzante a elección
-agua suficiente que cubra los huesillos en la olla 
-1 1/2 tazas de quinoa 
-canela en palo, esencia de vainilla y cáscaras de naranja

Preparación:

Dejar remojando durante toda la noche los huesillos. Al día siguiente, botar el agua de remojo y poner los huesillos en una olla o cacerola grande con agua, panela, palitos de canela, cáscara de naranja (un trocito) y 1 cucharada de esencia de vainilla. Cocer a fuego medio, por aprox. 10-15 minutos o hasta que los huesillos hayan adquirido un color más oscuro. Una vez apagado el fuego, se debe dejar enfriar y posteriormente se cambia de recipiente, a uno con tapa, y se guarda en el refrigerador.



Comúnmente esta preparación es endulzada con azúcar y se le añade chancaca para darle color acaramelado, pero yo preferí la panela, ya que es un endulzante menos refinado y nos aporta el color. 

En una olla mediana, agregar la quinoa ya lavada, con 3 tazas de agua hirviendo, palitos de canela y 1 cucharada de esencia de vainilla. Cocinar con por alrededor de 15 minutos (es similar a la preparación del arroz, pero en esta ocasión no añadimos aceite ni sal), sabremos que está lista cuando el grano se haya abierto por completo y al probarla esté blanda. 
Apagar el fuego y dejar enfriar. 

Para servir, primeramente se agregan 2 cucharadas de quinoa en un vaso y luego se añaden 2 huesillos y su jugo, lo suficiente para que cubra la quinoa. Esta es una sugerencia, si les gusta mucho pueden comer toda la cantidad que quieran 😜







¿Qué les parece? ¿Se animan? 



Si lo preparan, recuerden enviarnos sus fotos, o etiquetarnos en sus publicaciones, eso nos alegra mucho!

Que tengan un excelente día, sigan celebrando y disfruten mucho!

Besos!!

By Cleme


No te pierdas de ninguna receta y síguenos en las redes sociales.









Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares