Kombucha hecha en casa

kombucha hecha en casa

¡Hola! ¿Cómo están? Soy Cleme. La receta de hoy me tiene muy ilusionada y también contenta porque ha sido un logro después de varios intentos. 

Si bien la Kombucha es una bebida que está bastante de moda, aun hay muchas personas que no se atreven a hacerla en casa, porque creen que es muy complicado, pero la verdad es que no es difícil, sin embargo debo advertirles: lo que más se necesita es paciencia. 

Si no sabes qué es la Kombucha, te cuento brevemente: es una bebida fermentada hecha en base a té endulzado, que se fermenta con un hongo llamado Scoby. Su popularidad se debe principalmente a sus beneficios para la salud, ya que tiene propiedades probióticas. Además, se puede saborizar con distintas frutas y/o hierbas y con la segunda fermentación se logra gasificar, lo que hace que sea una bebida muy grata para beber y refrescarse. 

Pero bueno, yo no soy una experta en el tema nutricional, y lo que haré a continuación será explicarte mi receta para prepararla, la que me ha funcionado y que está más que aprobada en mi casa. Lo importante aquí es ser perseverante pues no hay una receta única, sino un método que se va aprendiendo con ensayo y error. Un factor muy importante para obtener una kombucha es, además del tiempo, la temperatura ambiente, lo cual influirá mucho en la cantidad de días que tu bebida pueda estar fermentando. Así que la receta de a continuación úsala más como guía y no como una pauta por cumplir al pie de la letra.

kombucha hecha en casa

Considera que esta receta la he hecho en noviembre, mes primaveral en el hemisferio sur y muy cerca del verano, por lo tanto si estás en el hemisferio norte, o ves esta receta en otoño/invierno, es muy probable que requieras más tiempo para la primera y segunda fermentación. ¿Cómo saber cuántos días son? ¡Simplemente debes ir probando!

La receta que te doy dependerá también de la cantidad que quieras hacer, considerando las botellas que tengas. En cuanto al azúcar, si bien aportará dulzor, también es parte del alimento del Scoby, por lo tanto no queda dulce con la cantidad que ocupo. Como ya he dicho antes, tu tarea será probar hasta obtener tu propia método. 

También te dejo a continuación 2 videos en formato Reels de nuestra cuenta de instagram. Es la misma receta en dos partes, ya que no alcanzaba a poner todo en un solo video de 30 segundos. 



Ingredientes:  (para 6 botellas de 500 cc.)

- 1 Scoby (Puedes conseguirlo en tiendas especializadas o de algún/a amigo/a que haga kombucha en casa)
-3 bolsitas de té negro, infusionadas en 500 ml. de agua caliente.
-1/3 taza de azúcar (puede ser azúcar moreno o panela) 
-2.5 lts. de agua purificada (no sirve la de la llave/grifo, ya que el cloro que contiene impide la colonización de las bacterias buenas que fermentarán la bebida).
-Zumo de fruta (opcional)

Implementos esenciales: 
-Botellas con tapa hermética de clip, son ideales ya que pueden reutilizarse (yo usé 6 botellas de 500 cc. que he reutilizado de unas cervezas de marca chilena. He visto varias marcas que tienen este tipo de botellas y conviene bastante ya que el tamaño es preciso y son de muy buena calidad.)
-Frasco grande de vidrio



Preparación:

Paso 1: Mezclar los ingredientes para la primera fermentación

Infusionar el té,  agregar el azúcar, revolver y dejar entibiar. 
En un frasco grande de vidrio, añadir el agua purificada y posteriormente, el té ya infusionado. Incorporar el Scoby, más unos 250 ml. del líquido activador (que no es más que la misma kombucha que preparamos anteriormente y donde guardamos el Scoby para mantenerlo).


kombucha hecha en casa

Tapar el frasco con un paño limpio y afirmar con un elástico. 
Dejar reposar por 7 días en un sitio idealmente oscuro (como la despensa), y sin mover el frasco. Si hace mucho calor, te recomiendo ir probando la bebida desde el día 5 en adelante, su sabor debe ser ligeramente ácido, nunca avinagrado. 


Paso 2: Embotellar para la segunda fermentación

Transcurridos los 7 días, es decir, la primera fermentación, ya podemos embotellar nuestra kombucha. Hasta este paso, ya podemos consumirla, pero realmente vale la pena esperar unos días más por una segunda fermentación, ya que es aquí donde lograremos que nuestra bebida sea gasificada y saborizada. 

En esta ocasión yo quise preparar kombucha de naranja, por lo tanto primero exprimí unas 6 naranjas y pasé el zumo por colador. Así que el siguiente paso es agregar el zumo de naranja en cada botella, idealmente, una cantidad pequeña, aprox. 2 cucharadas. Si lo deseas, puedes optar por agregar fruta picada. 

Antes de verter la kombucha en las botellas, es necesario retirar el Scoby y guardarlo en un frasco, con un poco de la misma kombucha en la que estuvo los 7 días. Mantener refrigerado. 

kombucha hecha en casa

Luego, con ayuda de un embudo y colador encima, ir agregando el resto de la kombucha en las botellas, y llenar hasta donde comienza el cuello de la botella ¿Por qué? Porque si se llena hasta el tope, con el gas de la segunda fermentación, al abrir tu kombucha, puede salir de forma explosiva 😅.

Cerrar las botellas y guardar en un lugar idealmente oscuro, como la despensa o algún mueble donde no llegue tanta luz. 
Dejar fermentar por 12 a 14 días. 


Paso 3: Probar el resultado


kombucha hecha en casa

Aquí viene la parte entretenida y a veces frustrante: probar el resultado. Pero antes, recuerda, el tiempo depende mucho de la temperatura de tu cocina o lugar donde mantengas las botellas, si hace más frío en tu casa, es probable que ambos procesos de fermentación tarden más días.

En el día 12, pon una de las botellas con kombucha en el refrigerador (nevera) para que se enfríe y luego ábrela y pruébala. Si al destapar la botella, suena fuerte, es una buena señal. Sírvela en un vaso y ve cómo se forma la espumita. Pruébala y corrobora si está bien para tu gusto. Si notas que aun le falta gas, deja las otras botellas fermentar uno o dos días más, y repite el proceso de refrigerado.

Cuando logres la gasificación adecuada para ti, almacena todas las botellas con kombucha que te quedan en el refrigerador, para frenar así el proceso de fermentación y mantener las botellas frías. 

kombucha hecha en casa


¡Y así ya puedes disfrutar de una bebida refrescante y saludable!

¿Te animas a prepararla en casa? ¿Te parece muy difícil? Mi percepción es que no es para nada difícil pero necesitas mucha paciencia y perseverancia. Si te gusta experimentar en la cocina, entonces te encantará todo el proceso que conlleva preparar una kombucha en casa. 

kombucha hecha en casa

¡Espero que te haya gustado esta receta y que te animes a prepararla en casa!

Gracias por leernos y si haces esta receta u otra del blog, no olvides compartirla etiquetándonos, nos haría muy felices.  Estamos en Instagram @recomiendo_blog y también en Facebook ahí nos encuentras como Recomiendo by Pola & Cleme nos encantaría ver tu preparación.

Te agradeceríamos mucho si compartes, comentas y nos sigues, así nos ayudas a hacer que nuestras recetas lleguen a más personas y también nuestro blog puede seguir creciendo. 







Comentarios

Publicar un comentario

¿Quieres contactarnos?

Escríbenos a nuestro e-mail:
recomiendobypolaandcleme@gmail.com

Entradas populares